Seguridad y manipulación

Se deben tomar medidas adecuadas de protección para evitar riesgos en la manipulación del peróxido de hidrógeno. A fin de evitar el contacto del peróxido de hidrógeno con la piel o las mucosas, deben usarse guantes de protección, gafas protectoras bien adherentes y, si necesario, trajes protectores de goma o de un plástico apto (p.ej. Orlon, nylon, PVC, neoprene o polietileno. No se deben inhalar vapores de H2O2. El límite de tolerancia (TLV) en el lugar de trabajo no debe excederse. Si fuese necesario, debe usarse también un equipo de respiración adecuado. El H2O2 debe ser protegido de calor y de cualquier contaminación. Es la contaminación con metales pesados que especialmente cataliza la descomposición del H2O2. Las soluciones de H2O2 no son inflamables pero pueden encender materiales inflamables. H2O2 debe almacenarse en los contenedores originales o en tanques especialmente diseñados. El grupo de ingeniería de Evonik está preparado para ayudarle con el diseño y la instalación.

Nuestras normas de seguridad se resumen a continuación:

  • Utilizar gafas de seguridad y guantes. Si existe el riesgo de salpicaduras, use una protección facial, delantal de plástico y botas.

  • Tener a mano enjuague ocular y duchas de seguridad. Asegúrese de que haya ventilación adecuada en las áreas donde puede haber vapores de peróxido.

  • Tener preparadas mangueras de agua para combatir incendios. Lave bien con abundante agua el peróxido derramado en las zonas de manipulación y almacenamiento.

  • Conservar en el envase original en un lugar fresco. Mantenga los recipientes boca arriba. Asegúrese de que la ventilación trabaje correctamente.

  • Mantenga el área de almacenamiento libre de materiales combustibles. Utilice esta área para el almacenamiento de peróxido solamente.

  • Utilizar recipientes limpios y equipos de materiales compatibles. Vaciar todos los utensilios y equipos después de utilizarlos. Lavar todo con agua.

  • Evitar cualquier contaminación del peróxido. No regrese el producto no utilizado al envase original. Dilúyalo con abundante agua y viértalo en el drenaje.

  • Evitar todo contacto con materias combustibles, por ejemplo, con materia orgánica o con productos oxidables.

  • Lavar los materiales contaminados inmediatamente. No deben dejarse secar nunca antes de haberlos lavado (p.ej. ropa).

  • Utilizar solamente recipientes o contenedores provistos de ventilación de seguridad en perfectas condiciones de funcionamiento. No encierre peróxido en espacios cerrados (por ejemplo, entre válvulas cerradas).